Morosos e impuestos

17 septiembre 2008

En el caso del Impuesto de Sociedades y en el IRPF, son deducibles las cantidades adeudas por los clientes insolventes, siempre que a 31 de diciembre de cada año se de alguna de las siguientes circunstancias:

- Si han transcurrido seis meses desde el vencimiento de la obligación de pago y no se ha pagado.
- Si el deudor está declarado en situación de concurso.
- Si el deudor está procesado por el delito de alzamiento de bienes.
- Que haya una reclamación judicial.

Las siguientes pérdidas en principio no serán deducibles, salvo que exista un procedimiento arbitral o judicial al respecto:

- Las que procedan de organismos públicos.
- Las que procedan de entidades de crédito.
- Las que estén garantizadas mediante hipoteca o seguro de crédito y caución.
- Las deudas que se hayan aplazado su pago mediante acuerdo.

Las deudas procedentes de personas o entidades vinculadas con la sociedad, tampoco serán deducibles, salvo que exista declaración judicial de insolvencia.

Las pequeñas y medianas empresas tienen la posibilidad en el Impuesto de Sociedades de deducirse el 1 % del saldo de deudores que tengan a final de cada año.

En ContaFisca

Más información

Para Saber

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son una de las partes más valiosas del Blog. Evita, por favor, las descalificaciones personales y los comentarios maleducados. Intenta mantener un ambiente agradable. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados. No nos hacemos responsables de las opiniones expresadas en los comentarios y no tenemos la obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y ni garantizamos que se haga un uso diligente o prudente de los mismos ni podemos verificar su autenticidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Copyright © 2015 ContaFisca
Distributed By My Blogger Themes | Design By Herdiansyah Hamzah